domingo, 26 de octubre de 2014

Patatas rellenas. Receta familiar.

 
Ya he comentado en más de una ocasión que las recetas en mi familia se transmiten oralmente y "a ojímetro". Por eso cuando le dije a mi madre que le preguntase a mi tía Sara la receta de sus exquisitas patatas rellenas, la respuesta que me trajo unos días después fue: "las hace igual que la carne asada" ¿¿¿¿????? Vale, pues lo pongo así en el blog y al tiempo me despido... Como sea que nosotr@s asamos la carne con ajo, cebolla, zanahoria y perejil ... pues ahí va!
 
Ella nos dejó hace unos días, así que valga esta entrada como humilde homenaje a la huella que dejó en mi. No sólo era una excelente hija, hermana, esposa, madre, tía, amiga, ..., sino que cocinaba como los ángeles. Su casa olía -nunca mejor dicho- a gloria cuando estaba cocinando. Y si yo sólo tengo buenos recuerdos culinarios de ella, al revés no era igual..., creo que ella sólo recordaba de mí la primera vez que asé un pollo campero que me habían regalado y el cual -por alguna extraña razón que no alcanzo a recordar- decidí "mondar", sí, sí, le quité la piel antes de cocinarlo... y a ella le gustaba reírse recordándolo...
 
Pero esta receta no sólo evoca a mi tía Sara sino que también me hace recordar a mi abuela materna. En los últimos años cuando llegábamos a Roupar - Lugo, ella se descansaba en sus hijas y les entregaba el timón de la cocina, pero siempre se ofrecía a pelar patatas. Para ello cogía un antiguo "copeto" del pan (parecido al de la foto) con patatas en el regazo y se ponía a la faena...
 
 
Precisiones previas:
 
Nosotr@s vaciamos las patatas dejándolas enteras, por un extremo distal. Luego tapamos el agujero por el cual las hemos vaciado.
 
Los "tapones" que nos queden de vaciar las patatas podemos usarlos para hacer un puré de verduras, para freír o si hacemos una salsa más líquida (que lleve tomate por ejemplo), los doramos y los añadimos a la salsa.
 
Haz un relleno al gusto: con carne picada, con carne asada, con "ropa vieja"... Quedan bien de todos modos. Con o sin bechamel.
 
La salsa de hoy es tipo carne asada, pero puedes hacerla más líquida, con tomate por ejemplo, y añadirle los "tapones" previamente dorados.
 
Las patatas son delicadas de cocinar. Ten cuidado de que no se peguen y no se deshagan.
 


Ingredientes:
4 patatas medianas redonditas
Carne picada cocinada al gusto para rellenar (verduras varias, champiñones incluidos, y carne)
1 taza de bechamel al gusto las hace más jugosas, pero no creo que ella se la pusiera... (la misma cantidad de aceite que de harina; la leche según el espesor deseado; sal y nuez moscada).
2 ó 3 dientes de ajo
3 cebollas grandes
5 ó 6 zanahorias
Sal, perejil y pimienta
1 vaso de vino blanco
 

Preparación:
Comenzamos vaciando las patatas con un "sacabocados" , dejando las paredes aproximadamente de 1 cm. Reservamos los "tapones".
Mezclamos la carne picada con la bechamel (mucha carne, poca bechamel; si la mezcla quedase demasiado líquida, el líquido se saldría de las patatas y complicaría la  elaboración de la receta) y rellenamos las patatas. Cerramos con un par de "tapones" y aseguramos con un palillo.
Ponemos a dorar en una tartera. Cuando estén doraditas, ponemos los dientes de ajo fileteados.
Cuando los dientes de ajo bailen, ponemos la cebolla y la zanahoria picadas. Salpimentar. Perejil. Pochamos.
Añadimos el vino blanco y cuando reduzca un poco dejamos hacer las patatas a fuego muy suave, con la tapa "entornada" y volteando de vez en cuando con mucho cuidado.
 

Attrezzo:
Hoy vemos antiguas tablas de corte francesas y viejos utensilios de aluminio (rustidera, salvamanteles, espumadera y cuchara)