domingo, 2 de diciembre de 2012

Crema americana con islas flotantes



Yo pertenezco a una familia de las de "galletas surtidas Cuétara" y vino "Sanson"; creo que en mis tiempos otras familias eran de las de "pastas Reglero" (la de mi querida amiga Chus, sin ir más lejos), pero la mía no, la mía era de las de "surtido Cuétara"... ¿Que qué significa esto? Que en las despensas de las mujeres de mi familia materna siempre había una caja de estas galletas "por si"... Por si llegaba una visita de imprevisto y no había otra cosa, por si había algo que celebrar y no había otra cosa, por si ... Y siempre había también una botella de vino dulce "Sanson" por las mismas razones y alguna más (léase que la visita prefiriese una copita al consabido café)

 
Pero las mujeres de mi familia materna también han sido grandes cocineras y reposteras..., pero no "a lo loco", que seguramente dirían ellas eso de mi, que si me apetece tiramisú y hay que coger el coche para ir al super a buscar mascarpone, pues se coge y ya está (yo soy consciente del derroche que esto supone, pero la carne es débil, que caray!), no!, ellas han sido sobre todo mujeres de la cultura del aprovechamiento: que hay castañas, pues se comen castañas; que hay huevos, se hace flan; que hay pan duro, se hacen torrijas; que hay sobras, pues a la cena fritos; que la fruta se estropea, pues mermelada; que hay membrillos, se hace dulce; que el huerto da judías, judías en todas las versiones hasta quedar extenuados, ja, ja. Y esto ha marcado muchos de los postres de mi infancia...
 
 
Y éste es uno de esos postres de mi infancia-juventud, que hacía magistralmente bien mi tía materna "Maruja" y que hoy quiero dedicar a las mujeres de mi familia materna: mi abuela, mis tías, mi mami... Pero estas mujeres aún tienen otra característica, no les pidas una receta si eres "cuadriculada" como yo, porque no hay cantidades ni tiempos, todo va a "ojímetro" ("ya tú vas viendo") y la conversación será como ésta que tuvo lugar hace dos días entre mamá y yo (pero insisto, la cuadriculada soy yo, eh?):
  • Mami, necesito la receta de la crema americana (creo que no hemos vuelto a comerla desde que Maruja no la hace más)
  • Uy! + silencio (esto significa algo así como "que pereza ponerme ahora a pensar en eso..., no puedes hacer otra cosa?) A ver ... (con mi propio silencio ha entendido que no voy a desistir): había que separar las claras de las yemas..., con las yemas se hacían como unas natillas..., había que hacer también un caramelo para unirles..., pero era una crema muy delicada (y enfatiza a ver si me rindo), se cortaba con mucha facilidad y entonces se come, pero ya no está tan buena (= hija, esto no te tira para atrás?)... Nota: en algún momento habló de medidas en pocillos (nada de cups americanas, no!, éstos son pocillos gallegos)
  • ¿Y las islas flotantes?
  • Pues nada (= hay hija, qué preguntas, eso es elemental), montas las claras con un poco de azúcar, al gusto, y haces montoncitos y al horno no muy fuerte hasta que empiecen a dorarse...
¿Y qué pasaría si yo dejo la receta así en el blog?
 

Pero mamá, que es consciente de mis limitaciones, ha prometido pasarme la receta familiar, que pienso que será la de "Picadillo" (manual gastronómico de cabecera de las mujeres de mi familia, junto al de D. Alvaro Cunqueiro), pero se que será sin prisa, que esa es otra, que mamá es mucho más prudente, cauta, sensata, comedida, etc. que yo, y eso de llamar a la tía Sara para importunarla con una receta porque a mí se me ha acordado la crema americana, como que está fuera de lugar, y desde luego no es urgente, ..., le preguntará cuando la vea (si no se despista, claro, jj). Así que me he buscado la vida y he recurrido a uno de mis libros de cabecera de repostería de Galicia (esta mañana me ha dicho "ya me parecía a mi que no te ibas a aguantar" -esto me recuerda a aquello de "ya te decía yo que te ibas a caer...", pero eso es otro cuento-   ;-P     "pero consígueme la receta, eh?")


Por si alguien no la conoce, la crema americana, según nuestros mayores, se come desde hace mucho tiempo en Galicia y se transmite por tradición (voy apañada con la transmisión oral de mi familia!, ja, ja). Hay dos variantes: añadir la natilla al caramelo o viceversa. Al parecer Picadillo recoge la primera versión, que es la que yo hice, pero no le añade harina (yo sí lo hice porque así lo ponía la receta que manejé), lo cual hará que sea todavía una crema más fina. El resultado es una delicada crema, con sabor a caramelo, que combinada con la suavidad del merengue, se funde en nuestro paladar invitándonos una vez tras otra a repetir el bocado.


Me parece una excelente propuesta para cualquier día y por supuesto para Navidad, ya que podemos hacer la crema de víspera y luego las islas flotantes en 10 mn. (debo decir que yo las hice también de víspera con la técnica "a la luz de la luna", pero con los huevos mejor no jugar...)

 
La receta (4 personas):
Batir con batidora: 2 huevos, 500 ml. de leche, 3 cdas. rasas de harina y 3 cdas. de azúcar que retiramos de una cantidad de 250 gr. Mejor que esta mezcla esté a temperatura ambiente.
Preparar un caramelo con 250 gr. de azúcar menos 3 cucharadas y medio pocillo de café de agua.
Cuando el caramelo esté dorado (no dejar oscurecer porque sino amarga), añadir el batido sin apagar el fuego. El caramelo formará una bola.
Mantener a fuego suave (vemos que la crema se estremece) y con una varilla de silicona no dejamos de remover hasta que la bola de caramelo se deshaga y la crema espese.
Retirar del fuego y enfriar.
Montar 3 claras a punto de nieve con 1 cda. de azúcar y unas gotas de limón. Disponer sobre un papel de horno en 4 montones en forma de pirámide. Hornear a 180º por unos 5 mn. o hasta que empiecen a dorarse (el merengue hace una suave costra pero está tierno por dentro)
 
 
 
 

34 comentarios:

  1. Uma sobremesa linda,gostei muito.
    bom domingo
    bjs

    ResponderEliminar
  2. Supongo que seremos de la misma zona o, por lo menos, de algún sitio cercano.
    En mi familia somos de los de Reglero "por si" y, como no, también de los del "Sansón"
    La crema americana, o copa americana como le llaman en mi familia, es una receta de esas que van pasando de generación en generación y que están realmente exquisitas.
    En mi familia la hacemos de una forma muy parecida así que no sobra decir que la tuya tiene que estar fantástica!
    Te ha quedado con unas pintas maravillosas y las fotos son espectaculares! Te felicito
    Una entrada preciosa!!! Hasta me está entrando la morriña y todo...jaja!!
    Un beso y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  3. Ay déjate de tonterías jajajjajaj
    Maravillosas fotos y pedazo receta.
    Es un placer venir a verte.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  4. Entiendo que hayas insistido para tener la receta, que yo agradezco y me llevo. Mi madre a parte de los silencios para disuadirme también utiliza mucho el, tu vas poniendo según veas... (manera tradicional de decirme no me marees que esta la novela)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No hay nada mejor que los recuerdos de infancia. Es toda una delicia recuperarlos.
    Buen día

    ResponderEliminar
  6. Yo tambien soy de las del surtido cuetara pero en mi casa cuando te dabas cuenta habian desaparecido por arte de magia y nadie sabia cómo.
    En cuanto a la crema americana tiene una pinta deliciosa pero creo que nunca la he comido. Me suena lo de las islas flotantes de un libro de cocina que tengo pero nada más. Tendré que probarla un dia de estos.
    Besotes guapa

    ResponderEliminar
  7. Que gracia! precisamente el otro día repasando mis libretas, me salió la isla flotante que me enseñó una amiga, estuvimos hablando sobre ella y ahora tu lo pones, la tengo en mis pendientes para ponerla, tengo que mirar si son iguales.

    ResponderEliminar
  8. Holaaa, en casa también éramos de surtido cuétara y siempre desaparecían primero las que tenían envoltorio jajajajaja
    Y es verdad que tampoco faltaba en ninguna casa moscatel. Que tiempos!
    Pues esta crema no la conocía, debe de estar pero que bien buena con el sabor suave a caramelo y el merengue encima. Que excelente combinación!
    Un besooo

    ResponderEliminar

  9. Buenas tardes Calohe. Extraordinario postre el que nos has preparado, tiene una pinta exquisita. Gracias a ti por compartirla y a tu tía Maruja por habértela enseñado. En casa también somos de cuetara y el vinito dulce Sansón.
    Un beso Paco.

    ResponderEliminar
  10. Que rico!! no conocia esta receta...me encanta el caramelo con todo, entonces habrá que probarla...Un besito!

    ResponderEliminar
  11. Hola Calohe.

    Me ha encantado esta entrada. Yo también soy de las de vino Sanson, es más todavía tenemos siempre una botella en casa, que no bebemos nunca y solo utilizo en la cocina. Además eso de "a ojo" también vive conmigo desde siempre y lo malo es que te vas acostumbrando y de vez en cuando también utilizo esa expresión o "tú ya lo vas viendo", "eso según veas", ya voy por mal camino. Pero es que realmente se hacía así, se medía por tazas, vasos y los resultados eran extraordinarios, como esta crema que nos traes. Yo me llevo la receta me parece un postre delicioso, además me recuerdan las natillas que hacía mi madre, que a veces le ponía merengue y horneaba. No conocía esta receta así que muchas gracias por compartirlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Que preciosa entrada, no lo puedo remediar, pero me encantan las entradas estas de familia, porque siempre me recuerdan algun momento de mi vida, y desde luego seguro que esa receta de tu tia sera una verdadera maravilla, pero esta te ha quedado a ti de premio y de los gordos. Mil besicos amiga

    ResponderEliminar
  13. yo aún quiero saber muchas cosas pero se han perdido en la memoria jj bueno a lo que voy, que me ha gustado muchísimo la receta, mucho mucho, y tus palabras, como siempre. Un besuco fuerte

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que esa conversación con tu madre la hemos tenido todos...ja,ja.Mi madre a mí me daba una versión y a mi hermana le daba otra de la misma receta....
    Tus islas flotantes en mi casa flotarían el tiempo justo de servirlas en la mesa.
    Un abrazo,
    María José

    ResponderEliminar
  15. Que risa, si es que los gallegos llegamos a todas partes y muuuucho antes que los americanos, muuuucho antes, jajjajajaj y la crema, pues también.
    Pues mira como está la cosa que la charla de mi madre y mía ahora es justo al revés que la tuya, soy yo quién le tiene que recordar las medidas de las recetas.

    Parece una crema fácil y con esa isla flotante tiene una presentación, chulísima.

    La segunda foto con pelín más de luz es una maravilla, tiene una composición lindísima.

    un besazo

    ResponderEliminar
  16. Por cierto, si extrañas la jarra, no te preocupes, me la he llevado yo de noche con premeditación y alevosía, es una cucada de preciosa!

    ResponderEliminar
  17. pues te tienes que poner más pesada, porque estas recetas las tienes que tener bien guardaditas. Yo tengo que decirte que no la conocía, supongo que será típicamente gallega

    ResponderEliminar
  18. Un postre de super lujo, para tener en cuenta estas fiestas !!!
    Besos
    Miguel
    lareposteriademiguel.com

    ResponderEliminar
  19. Buenoooo, pedirle una receta a una mujer gallega de más de 50 años es eso: tú lo vas viendo, la que admita, a ojímetro total, tú lo has dicho!!!
    Pero veo que no has desistido y lo has bordado, tiene una pinta espectacular este postre, dan ganas de meter cucharita...
    Yo, de surtido Cuétara y vino Sansón. Mi abuela me daba un huevo crudo y un poco de vino Sansón porque no comía bien, según ella...Así de sonrosadita estaba yo luego, hip!!!

    ResponderEliminar
  20. jajajja como me ha gustado esta entrada, me siento totalmente identificada contigo, jejej a mi madre, le pasa lo mismo, pero que le voy a hacer, si quiero una de sus recetas, me cuesta varios días de insistir y luego me dice lo mismo, un poco de esto, un puñao de lo otro, un chorretón de lo de mas allá, jejejej. te han quedado para lamer la pantalla. un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Mi suegra las hacía tal cual y ahora es mi cuñada la pequeña la que tomó el testigo! Son deliciosas. besiños. Mariola

    ResponderEliminar
  22. Jajjaaaaa como me has hecho reír y como te comprendo porque en mi caso me ocurre mas de lo mismo . Mi madre siempre ha cocinado a ojo y saber explicármelo con detalle no es una de sus virtudes.......es que no te enteras hija, no ves como es ?....un poquito de esto y otro poquito de aquello , pero si no tiene complicación jajaja....creo que es algo común en todas las madres. Espero que el dia de mañana con mi hijo no me ocurra lo mismo, aunque alomejor sí, quien sabe.....
    Desdeluego este postre es una propuesta festiva muy aceptable , ya lo creo ......Tu eres una perdición para mis kilitos , como los voy a mantener a raya?......Y encima con estas fotos tan delicadas que nos invitan aún a degustarlas con mas agrado.
    Besinos mi niña bonita, eres fenomenal !!!

    ResponderEliminar
  23. Por favor! Qué delicia! Las fotos hablan por sí solas...


    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Qué cremosa, me gusta eso del merengue, hummmm.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. jijijijiji tu madre es la típica madre gallega eh... me suena tanto!!!

    bueno, me suena a mi abuela... mi madre cocina también a ojímetro, pero no le gusta la cocina... y además no le gusta comer cosas raras-- y por raras incluyo hasta la pasta eh... ella sus platos típicos y punto!!!

    así que de ella no me llevaré más reecta que la del cocido perfecto y cocer el marisco..jajaj

    me llevo tu crema eh.. que pintaza

    ResponderEliminar
  26. jajaja.. lo que me he reído con tu entrada! a mí me pasa igual con mi madre cuando le pido una de esas recetas de dulces, todo "a ojo" y "según vayas viendo" vaya tela eh...
    Pero mira gracias a tu insistencia compartes una receta que no conocía y que me parece fantástica y muy original.
    Besos guapa ;)

    ResponderEliminar
  27. ¡Bravo por tu enrada!
    Me has hecho reír un montón, por la similitud de recuerdos y las situaciones y por esa forma que tienen nuestras madres de explicar las recetas (que haríamos sin esas medidas de "pocillo" jajajaja)
    Las fotos son preciosas y la receta... de auténtico lujo.

    Besos,
    Raquel

    ResponderEliminar
  28. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  31. Acabo de descubrir tu blog y me parece una maravilla, tienes unas recetas estupendas, las tartas de queso al microondas perfectas y esta crema con el merengue una delicia. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar